Nos guía nuestro afán de superación. Por eso, nos esforzamos cada día al
máximo y alimentamos nuestro conocimiento a través de la investigación
y la experiencia para buscar la excelencia, pues como siempre decimos,

“...dejar huella en la memoria es más complicado que hacerlo

en el paladar…”

Nos guía nuestro afán de superación. Por eso, nos esforzamos cada día al
máximo y alimentamos nuestro conocimiento a través de la investigación
y la experiencia para buscar la excelencia, pues como siempre decimos,

“...dejar huella en la memoria es más complicado que hacerlo

en el paladar…”

NOS GUÍA NUESTRO AFÁN DE SUPERACIÓN

Por eso, nos esforzamos cada día al máximo y alimentamos nuestro conocimiento a través de la investigación y la experiencia para buscar la excelencia, pues como siempre decimos, “…dejar huella en la memoria es más complicado que hacerlo en el paladar…” 

Hay tesoros que merecen la pena descorchar, sobre todo cuando sabes que detrás está el compromiso de un trabajo bien hecho. Saber hacer vinos de calidad es todo un reto, el mismo que nos ponemos cada año en Bodegas Virtus para lograr que nuestro compromiso con el entorno y la naturaleza se vea reflejado en la botella.

Con esto, nos permitimos la libertad de no sacar una añada si consideramos que no está a la altura de nuestras expectativas. Este nivel de exigencia es una de nuestras señas de identidad.

Esta sinrazón es nuestra razón de ser.
En este misterio nace nuestra virtud. 

La tradición, la pasión, la innovación y la investigación son nuestra filosofía de trabajo, y nuestro reto, hacer uno de los mejores vinos de la Ribera del Duero.

TRADICIÓN

Los recuerdos, el trabajo, el arraigo a una tierra y esos pequeños secretos que se transmiten de generación en generación son el resultado de nuestros vinos, fruto de la tradición familiar.

INNOVACIÓN E INVESTIGACIÓN

Hemos heredado tradición y cultura, pero hemos logrado conquistar el presente con pasión e innovación. Pues innovar es saber quedarse con lo mejor de la tradición, y dar pasos que sumen.

PASIÓN

La nuestra es una historia de amoraventura, pasión y con hasta un punto de obsesión que nació para alcanzar la excelencia y obtener un vino único y exclusivo. 

Dejar huella en la memoria

NOS GUÍA NUESTRO AFÁN DE SUPERACIÓN

Por eso, nos esforzamos cada día al máximo y alimentamos nuestro conocimiento a través de la investigación y la experiencia para buscar la excelencia, pues como siempre decimos, “…dejar huella en la memoria es más complicado que hacerlo en el paladar…” 

Hay tesoros que merecen la pena descorchar, sobre todo cuando sabes que detrás está el compromiso de un trabajo bien hecho. Saber hacer vinos de calidad es todo un reto, el mismo que nos ponemos cada año en Bodegas Virtus para lograr que nuestro compromiso con el entorno y la naturaleza se vea reflejado en la botella.

Con esto, nos permitimos la libertad de no sacar una añada si consideramos que no está a la altura de nuestras expectativas. Este nivel de exigencia es una de nuestras señas de identidad.

Esta sinrazón es nuestra razón de ser.
En este misterio nace nuestra virtud. 

La tradición, la pasión, la innovación y la investigación son nuestra filosofía de trabajo, y nuestro reto, hacer uno de los mejores vinos de la Ribera del Duero.

TRADICIÓN

Los recuerdos, el trabajo, el arraigo a una tierra y esos pequeños secretos que se transmiten de generación en generación son el resultado de nuestros vinos, fruto de la tradición familiar.

INNOVACIÓN E INVESTIGACIÓN

Hemos heredado tradición y cultura, pero hemos logrado conquistar el presente con pasión e innovación. Pues innovar es saber quedarse con lo mejor de la tradición, y dar pasos que sumen.

PASIÓN

La nuestra es una historia de amoraventura, pasión y con hasta un punto de obsesión que nació para alcanzar la excelencia y obtener un vino único y exclusivo. 

Dejar huella en la memoria