Las tradiciones heredadas del pasado y los adelantos técnicos del presente
nos dan las herramientas para conseguir elaborar vinos con personalidad y
con un profundo respeto con todos los procesos de la naturaleza. 

Ver nacer un vino es un privilegio, catarlo, un placer. 

Las tradiciones heredadas del pasado y los adelantos técnicos del presente
nos dan las herramientas para conseguir elaborar vinos con personalidad y
con un profundo respeto con todos los procesos de la naturaleza. 

Ver nacer un vino es un privilegio, catarlo, un placer. 

EL COMIENZO · 1998

El Castillo de Peñafiel es testigo de la evolución de una bodega que fue construida en 1998 en pleno corazón de la Ribera del Duero para elaborar un vino único, exclusivo y exquisito. Regentada por la familia López de la Osa Escribano, la generación que por entonces tomó el mando de la bodega comenzó a escribir una historia de amor a la tierra, tradición, trabajo, pasión y evolución.

LA RECUPERACIÓN · Tradición e innovación

Paloma Escribano, heredera de una larga tradición vitivinícola y considerada la primera mujer viticultora de la Ribera del Duero, forjó su fama a base de imprimir una gran calidad a sus vinos. Su pasión y conocimiento de la tierra hizo que sus vinos se alzaran con numerosos premios y reconocimientos a lo largo del tiempo. 

Tras varios años al frente de la bodega llegó la hora del relevo generacional. Fue uno de sus hijos, Íñigo López de la Osa, el que heredó este valioso legado cultural en la elaboración de vino y que ha consolidado a lo largo de estos años.

BODEGAS VIRTUS· 2013 Hoy

Íñigo López de la Osa y su familia toman en 2013 las riendas de la bodega familiar para emprender en ella un nuevo proyecto que nace de la ilusión, del trabajo y de un gran sueño. Así, Bodegas Virtus nace con todo el amor a una tierra cultivada con esmero y cariño, con el fin de extraer el mejor fruto de la variedad de uva cultivada. 

Los años de esfuerzo y dedicación, sumado al uso de las técnicas enológicas más modernas, han hecho que la bodega afiance su presencia en la denominación de origen en la que se ampara, la Ribera del Duero, y se abra camino en el mercado nacional e internacional.

TRANSICIÓN El camino hacia la excelencia

La ampliación y mejora tecnológica de las instalaciones, y la elaboración de vinos únicos, supone la consagración definitiva de Bodegas Virtus como referente en la elaboración de vinos de la más alta calidad. 

Innovación y tradición se encuentran en un equilibrio perfecto logrado tras una larga andadura familiar ligada a la elaboración del vino. Además, contamos con algo muy importante: las manos expertas que saben cómo cuidar lo que el campo nos da.

Es hora de cerrar los ojos, abrir los sentidos

y disfrutar del resultado